Pensamientos renovados - Carácter firme, mujer fuerte


Como primer paso para comenzar esta serie "Carácter firme, mujer fuerte", aprenderemos a renovar nuestra mente, ¿estás lista para comenzar?, si es así, te invito a que sigas leyendo...

Los pensamientos tienen un gran poder en nosotras, es importante saber como manejarlos cuando se tornan negativos y se vuelven destructivos, porque pueden influir en la manera en como te sientas y eso determinará lo que hagas. Cuando alguien te ha fallado, pensamientos sobre esa persona comienzan a rondar en tu mente, los cuales te llevan al rencor y cuando ya tienes rencor sigues pensando de manera negativa sobre esa persona, pero para que tu mente sea limpiada, es necesario perdonar. Así mismo sucede con el desánimo, puede ser que todo comience con un fracaso, y a partir de ese fracaso los malos pensamientos toman las riendas de tus acciones, y si te dejas dominar por ellos seguirás desaminada.

Rick Warren, un escritor muy conocido, dijo una vez:

"Satanás te da pensamientos; esos son tentaciones. Y Dios te da pensamientos; esos son inspiraciones"
Ya sabemos que aquellos pensamientos negativos que surgen en nuestras mentes, los coloca el enemigo en nosotras para destruirnos, pero está en nosotras tomar la decisión de seguir resistiendo a lo que está dañando nuestra mente o remplazarlo con lo bueno. Ahora bien, ¿como luchamos en contra de los pensamientos que no podemos controlar?.

1. Remplaza por lo positivo.

Cuando comiencen pensamientos incontrolables en tu mente, cambia el enfoque y reemplázalos por otros, si se te complica remplazarlos, ocupa tu tiempo en otra cosa que te distraiga, puedes hacer ejercicio, leer un libro, escuchar música, tener un tiempo con Dios, charlar con un amigo...



2. Piensa en lo que vale la pena.

Puedes hacer una lista de lo que es importante para ti, también puedes escribir o recordar esas veces en donde has podido seguir adelante a pesar de todo, piensa en todas las bendiciones que Dios te ha dado, como tu familia, la oportunidad de estudiar o trabajar, la salud... En momentos de desilusión y angustia, lleva a tu mente todo lo bueno que viviste en el pasado, esas bendiciones son el resultado del amor que Dios tiene contigo.

3. Usa la palabra de Dios

La Biblia está repleta de versículos acerca de las situaciones que vivimos a diario.
Hace un tiempo estuve luchando con malos pensamientos que me estaban destruyendo e influenciando mis acciones. No sabía que hacer, y acudí a una persona de confianza y ella me dio el versículo Efesios 6:12
12 Porque no luchamos contra gente como nosotros, sino contra espíritus malvados que actúan en el cielo. Ellos imponen su autoridad y su poder en el mundo actual. 13 Por lo tanto, ¡protéjanse con la armadura completa! Así, cuando llegue el día malo, podrán resistir los ataques del enemigo y se mantendrán firmes hasta el fin.

Luego me explicó que Dios me dio un arma poderosa: su Palabra. Comencé a memorizar
versículos relacionados con la lucha que estaba batallando, y mis pensamientos estaban siendo remplazados por su Palabra, y puedo decirte con certeza que no hay mejor batalla, que la que se pelea con la Biblia. Esos versículos te acompañarán todos tus días y cuando lleguen los pensamientos destructivos, estarás preparada para combatirlos.

Estos fueron tres consejos que me han ayudado a apartar los pensamientos negativos y a tener una mente renovada. Dios en su palabra nos invita a renovar siempre nuestra mente, a pensar en lo bueno y lo puro, Él desea que tengas una mente limpia.

Seguiremos avanzando para mejorar nuestro carácter y dejar que Dios siga transformándolo.

por Amy Mery

0 comentarios