Emociones bajo control - Carácter firme, mujer fuerte.



¿Has sentido que no tienes dominio sobre tus emociones?, si es así, la publicación de hoy puede ayudarte. Sigue leyendo y juntas aprendamos como manejar nuestras emociones...
En las publicaciones anteriores hablamos sobre los pensamientos, las elecciones y ahora tienen lugar en ésta serie "las emociones". Hace unos días leía una frase relacionada con lo que he estado compartiendo en el blog.
"Tus pensamientos afectan tus emociones. Tus emociones afectan tus decisiones. Tus decisiones afectan tu vida".
 Aunque en cierta parte tiene razón la persona que dijo eso, es bueno que no tomemos decisiones basadas en la manera en como nos sentimos. Es importante tenerlo en cuenta porque cuando estamos en momentos duros, tal vez de enojo o tristeza, podemos cometer errores y tomar malas decisiones solo por dejarnos guiar por la manera en como nos sentimos. Quise hacer ese paréntesis porque no comenté acerca de ello en la publicación anterior.


Y así es, todo está entrelazado y las emociones tienen un gran efecto en nuestro ser. Normalmente suelo ser muy sensible ante las situaciones cotidianas que vivo. Ser sensible ocasiona en mi un constante cambio de ánimo, aunque trato de no demostrarlo a quienes me rodean, a veces es inevitable y alguna persona lo nota.
Lo cierto es que nuestras emociones influyen en nuestro carácter. Por eso es tan importante saberlas controlar, pero ¿en realidad somos capaces de tomar control sobre ellas?. La respuesta es SÍ.



¿Cómo manejamos nuestras emociones?, acá te dejo algunos consejos.
1. Tus emociones son un reflejo de tu corazón.
Imagino mi corazón como un jardín, en donde cada emoción positiva es una planta que produce frutos, mientras tengo más de esas emociones, más se embellece mi jardín, más frutos nacen, pero de pronto llegan insectos inofensivos, éstos representan las emociones negativas. Estos insectos al principio no causan daño, pero luego comienzan a destruir lo lindo que tiene el jardín comiéndose cada una de las hojas de las plantas, pero como no estoy preparada para ese ataque no pude luchar contra ellos. Al poco tiempo la belleza de mi jardín se esfumó. 

¿Que hay cultivado en el jardín de tu corazón? ¿Hay culpa, rencor o perdón?, ¿vergüenza o valentía?, ¿entusiasmo o decepción? ¿esperanza o desánimo? ¿amargura o gozo? ¿inseguridad o confianza?...

No sé si me sigues, y entiendes lo que trato de explicar. Para hacerlo más claro, las emociones negativas influyen en nuestra vida, al punto de hacernos caer, y las emociones positivas nos ayudan a producir frutos, esos frutos son las acciones correctas y las  elecciones sabias que tomamos. Piensa bien e identifica que hay cultivado en tu corazón y extermina lo negativo, lo que te impide crecer.

2. No seas víctima de tus emociones, sé libre.
¿Víctima?, así es. Podemos volvernos victimas de nuestras propias emociones si no tenemos dominio propio. Dios no nos hizo cobardes, él nos dio valentía, poder y dominio propio. Por mucho tiempo he luchado con tener dominio de mis acciones y emociones y te digo que no es nada fácil, menos cuando crees que la lucha es con tus propias fuerzas, pero todo cambia cuando entiendes que tendrás dominio de lo que piensas, haces y sientes solo con la ayuda de Dios. Él te escucha, acude a él en oración.
Dios te puede hacer libre de lo que eres cautiva. Tal vez has sido dominada por la culpa, el rencor o la inseguridad por mucho tiempo y te digo con total seguridad que Dios, quién creó tus emociones, tiene el poder de darte la libertad que necesitas.


3. Mantén el control usando el manual.
No me cansaré de decir que la Biblia es la solución. Así de simple como suena. Leer, aprender, memorizar y vivir lo que dice Dios en su Palabra, definitivamente te ayudará a tener el control de tus emociones. Si te animas, te dejo algunos versículos que puedes memorizar e incluso puedes estudiarlos y aprender de ellos. Muchos creen que la Biblia aburre, pero es un libro tan lleno de conocimientos. En ella encuentras ciencia, cultura, biología, historia, biografías de personas que marcaron la historia, y tantos acontecimientos de los que podemos aprender. 

5 Versículos acerca de las emociones




3. Siembra de tus emociones en otros.
Tus emociones no solo te afectan a ti, sino que influyen en quienes están constantemente contigo. Ahora que ya sabemos como manejar nuestras emociones, sería genial que no solo seamos las únicas que se beneficien de nuestras emociones positivas. 
Contagia a los demás con tu gozo, que otros puedan ver la confianza que tienes en Dios y en ti misma, que se destaque la esperanza que tienes en tu corazón, la valentía que tienes para todo lo que haces, que brille en ti la abundancia de perdón en tu corazón, y que puedas contagiar a otros con tus emociones positivas, ayudando a quienes te rodean a tener un jardín embellecido cada día. ¿Estás dispuesta? 

Mi anhelo es que aprendas a controlar tus emociones, que Dios sea el primero de tus contactos y que el jardín de tu corazón florezca mucho más. Cada consejo que comparto en Valorada es un trabajo diario, que requiere de tu esfuerzo y ánimo. 

Me encantaría saber si está publicación ha sido de ayuda para ti, si te animas puedes contactarme. Me agrada saber que hay chicas aplicando estos consejos. 

por Amy Mery

0 comentarios